Julen Lopetegui, se ahorca con su pésima visión de lo que significa entrenar al Real Madrid y la presión que ejerce su afición en el Santiago Bernabéu.