El Barcelona asaltó el Santiago Bernabéu y venció al Real Madrid por 3 a 0, con dos goles de Luis Suárez y un autogol de Raphaël Varane. Con ese triunfo, el Barcelona logra su sexta final de La Copa del Rey consecutiva.