José Serrano, ex Presidente de la Asamblea, salió con su orgullo en pedazos, casi con lágrimas en sus ojos. Ahora sólo le queda hablar sobre la corrupción de los otros, de esos que le han traicionado, así puede realizar una barrida de la basura política que existe en la Asamblea Nacional y en la política Ecuatoriana.