Muisne después del terremoto y la “década ganada”, a finales de la segunda década del tercer milenio, sobrevive a la ausencia de servicios básicos y agua potable, a la amenaza de la resolución 073 que busca su desalojo, y sobretodo al silencio sordo de la indiferencia de estos tiempos modernos que nos habitan. Pocho Alvarez, nos cuenta en un pequeño video, la historia de uno de los pueblos afectados por el terremoto y la era del correísmo. Muisne se convierte así, en un  real ejemplo de la violencia social y política, que sufren, y que es ejercida desde el poder estatal, político y de las fuerzas económicas, que buscan quedarse con los recursos pertenecientes a sus habitantes y al futuro del país. Es una nueva forma de esclavismo, promovido desde el poder y las transnacionales.