Pese al atropello del gobierno y la transnacional del cobre, CODELCO de Chile, pese a la ocupación de sus tierras, la voz de los campesinos de Intag en la cordillera andina del noroccidente de Ecuador, llama lucha y resistencia, es una letra viva que no se olvida ni se borra, porque alimenta… POCHO ALVAREZ

En Intag, en la provincia de Imbabura, 98.363 hectáreas de bosques primarios y terrenos pertenecientes a una de las zonas más biodiversas del planeta, han sido concesionadas o lo serán por parte del gobierno ecuatoriano. La empresa transnacional chilena COELCO, es quién explotará las minas de cobre, pese a la oposición y no consentimiento de las comunidades que habitan la zona de Intag.  Pocho Alvarez, nos muestra el pensar sobre el tema de sus habitantes, en un sencillo, pero hermoso vídeo.

El gobierno del ex presidente Rafael Correa, permitió la presencia de CODELCO y criminalizó la resistencia social y pacífica de los habitantes de Intag. La destrucción del medio ambiente y la criminalización social, va contra los principios y normas establecidas en la Constitución del Ecuador, que reconoció los derechos de la Pachamama, pero que no se aplica. Pero si se reprime y criminaliza a los dirigentes y líderes sociales e indígenas de la zona o de otras zonas mineras del Ecuador, como en las provincias Zamora Chinchipe y Morona Santiago, en territorios de la nación Shuar.

Así, si el Gobierno de turno incumple la normativa constitucional del derecho a ser consultados, el derecho a la resistencia y en especial, el derecho normado para la Pachamama y el Buen Vivir, que el gobierno de la revolución ciudadana de Alianza País convirtió, en un sistema de corrupción institucionalizada en todas los sectores productivos del Ecuador, el acuerdo del diálogo social con las organizaciones indígenas, sindicatos y sociales, se verá en duda por parte de la población ecuatoriana, que espera una solución real, para no destruir el medio ambiente y el futuro de nuestros hijos.